Contrario a las tendencias pasadas y a las de América Latina, Chile se ha ido paulatinamente transformado en un país receptor de migrantes provenientes principalmente de la región. De acuerdo a estimaciones realizadas por el Departamento de Extranjería del Ministerio del Interior en Chile viven actualmente más de 470 mil migrantes, cifra que ha ido creciendo sistemáticamente durante los últimos cinco años. En contraposición a este dinamismo, el actual marco regulatorio fue diseñado hace más de 40 años y no ha sufrido modificaciones importantes para hacer frente a esta nueva tendencia. Asimismo, los datos respecto a la realidad de esta nueva población migrante son escasos, lo cual no permite diseñar de manera adecuada una política migratoria moderna que transite desde el actual enfoque normativo hacia uno de mayor integración.

Descarga el informe aquí

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0