En una informativa mesa redonda el profesor de la Universidad de Texas, Austin, Kurt Weyland, presentó su visión sobre el auge del populismo en el mundo, y las posibilidades de la aparición de una tendencia similar en Chile. Según el profesor Weyland, el populismo es una estrategia política que, explotando apoyo no-organizado, apunta a la obtención y mantención del poder. Con este fin los líderes populistas optan por esquivar, ignorar o menospreciar las instituciones políticas.

Para el profesor Weyland una diferencia notable entre los populismos históricos en América Latina y sus nuevas manifestaciones en los países desarrollados es la exclusividad. Mientras las versiones latinoamericanas históricamente han sido inclusivas – apuntando a la participación masiva y la política social – pareciera que los populismos emergentes, más asociados con la derecha, tienen discursos excluyentes.

La presentación, que se realizó en la Fundación Balmaceda, fue comentada por Andrés Velasco, quien ofreció una visión optimista de las chances de poder rebatir ofertas populistas. Citó a los ejemplos de Holanda y Francia, y se refirió al caso chileno. “El electorado chileno, para el cual nada ha sido fácil, no les cree mucho a los políticos que ofrecen soluciones simples,” dijo. “Entiende que las políticas públicas son complejas”.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0